Posteado por: lpcdedios707 | 20 de octubre de 2012

LA CEBOLLA

ACERCA DE LA CEBOLLA 

Cebolla es el nombre común para la (Allium cepa), planta del género de hierbas bianuales de la familia de las Liliáceas, originalmente proviene de Asia pero ha sido cultivada extensamente en regiones templadas y subtropicales por miles de años.  

La cebolla es una planta bulbosa con hojas cilíndricas huecas, largas y engrosadas en la base que constituyen la mayor parte del bulbo. Las flores de la cebolla, de color blanco o rosa, poseen seis sépalos, seis pétalos, seis estambres y un solo pistilo. Los frutos son pequeñas cápsulas que contienen sus pequeñas semillas. Ciertas variedades forman en lugar de flores unos bulbillos que pueden enterrarse para obtener nuevas plantas.  

La cebolla contiene esencias sulfurosas volátiles que le otorgan su sabor picante característico; al cortar cebolla se llora porque estas esencias entran por la nariz y provocan el lagrimeo. 

Es una de las verduras más versátiles. Se consume cruda en ensalada, cocinada, y es ampliamente usada como condimento culinario.  

Esta es una de las plantas más sanas y alimenticias y sus poderes medicinales son muchísimos. Por su contenido de vitaminas A, B, C y E se convierte en un gran revitalizador de nuestro organismo. Por su alto contenido en vitamina C es un potenciador natural de las defensas del organismo. 

Usos medicinales de la Cebolla    

INDICACIONES 

La cebolla es de bajo valor energético y muy rica en sales minerales, por su alto contenido de vitaminas A y C, puede ser usada para el tratamiento de enfermedades respiratorias y protege al organismo de parásitos e infecciones, igualmente su alto contenido en vitamina B hace que sea muy útil contra enfermedades nerviosas. Su alto contenido en minerales como Hierro, Fósforo, y otros minerales la hacen idónea para el tratamiento de la anemia.  

PROPIEDADES MEDICINALES

Alergias: Este mismo flavonoide resulta muy útil para disminuir las reacciones alergicas producidas por el polen. Un remedio eficaz contra la fiebre del heno consiste en macerar una cebolla pelada y troceada en un vaso de agua durante un par de minutos. Luego se bebe el agua.

Alimento: Es una planta que no debería faltar nunca en la mesa y debería comerse siempre cruda, pues la cocción destruye sus componente esenciales. Se puede comer en caldo, mezclada con otras verduras. Sobre todo, debería comerse en ensaladas cruda. Para estómagos delicados, puede dejarse la cebolla en maceración con aceite de oliva durante la noche, lo que le hace perder su acritud. Lo mismo si la introducimos dentro de agua con un poco de jugo de limón durante unos minutos. La ventaja de estos dos procedimientos anteriores es evitar que la cebolla pique, pero conservar sus propiedades.

Asma. Se encontrará gran alivio comiendo cebollas asadas sobre brasas, en ayunas y por la noche.

Bactericida: Por su contenido en compuestos ricos en azufre, es, junto con el ajo, uno de los mejores remedios naturales para combatir procesos infecciosos del aparato respiratorio ( gripe, bronquitis, faringitis, etc..) y digestivo putrefacciones intestinales, diarrea, etc…) ( Jarabe de cebolla: Decocción durante una hora de la misma cantidad de cebolla que de agua. A la preparación resultante, se le añade 1/5 parte de miel. Remover hasta que tenga una buena consistencia y tomar tres tazas al día).

Cabello, alopecia. Frotando cebolla sobre el cuero cabelludo, estimula el crecimiento del pelo. El consumo de cebolla en cualquier forma y en cantidades suficientes evita la caída del cabello. 

Calambres o desmayos. Poniendo bajo la nariz zumo de cebolla, se quitan los calambres y los desmayos.

Circulación: La presencia de aliina, aunque en menor cantidad que en el ajo, la hace muy importante en otorgar a esta planta propiedades antitrombóbitas ( no formación de coágulos en la sangre ) por lo que resulta muy adecuada para fluidificar la circulación sanguínea y evitar o luchar contra las enfermedades circulatorias siguientes: arteriosclerosis, colesterol, hipertensión, angina de pecho y otras relacionadas con una mala circulación como las hemorroides. ( Macerar 300 gr. de cebolla en un litro de agua durante 12 horas. Tomar tres vasos al día).

Contra las lombrices. Tomar 2 cucharadas del zumo de una cebolla. 

Debilidad, afecciones bronquiales, bronquitis, asma, nerviosismo, enfermedades de los riñones, reumatismo, tuberculosis, cólicos nefríticos, diabetes, hidropesía, enfermedades de la vejiga, obesidad, inflamaciones de las articulaciones. Comerla con mucha frecuencia, cruda o ligeramente asada, en las ensaladas.

Digestivo: Favorece la digestión, al estimular el hígado, la vesícula y el páncreas aunque debería evitarse en aquellos casos en que exista hiperclorhidria ( acidez estomacal ) así como en estómagos delicados.

Estudios recientes parecen asociar el consumo de la cebolla con la inhibición del cáncer. Los compuestos azufrados parecen ser los responsables en la lucha contra la aparición de células cancerosas en el estómago. El flavonoide quercetina, por sus efectos antioxidantes, también parece jugar jugar el mismo papel en este sentido.

Diurético. La cebolla es también un diurético natural.  

Dolor de dientes y dolor de cabeza. Tomar zumo de cebolla. 

Dolor de oído. Unas gotas de zumo de cebolla asada. 

Forúnculos y abscesos. Cebolla asada y machacada. Se aplica en cataplasmas sobre la parte afectada, con el fin de ablandar y provocar la supuración. 

Gripe. A una taza de agua caliente, agregar zumo de limón, una cucharada de miel y una o dos cucharadas de zumo de cebolla. Tomar de 4 a 6 veces al día, si el enfermo está muy grave. 

Hemorragias nasales. Poner la mitad de una cebolla recién cortada sobre la nuca del paciente para detener la sangre de la nariz. También se puede respirar su olor con el mismo resultado. 

Infecciones. La cebolla actúa como desinfectante suave y natural, muy útil en heridas pequeñas. 

Inflamaciones del hígado. Tomar caldo de cebollas cocidas.

Loción capilar: Además de estimular el folículo piloso, el azufre, elimina la caspa y ayuda a conservar el cabello. La quercetina tiene su papel en este sentido ( Realizar fricciones diarias del jugo de la cebolla tierna).

Osteoporosis: Estudios realizados sobre ratones, parecen demostrar, según investigaciones realizadas en Suiza, como la ingesta diaria de este alimento favorece el desarrollo del tejido óseo, disminuyendo en un 20 % la osteoporosis.

Picaduras de insectos: Sus propiedades bactericidas la convierten en un buen desinfectante contra las mordeduras o picaduras de animales, especialmente de insectos. ( Mojar la zona afectada con el líquido de una cebolla fresca machacada)

Piel. Aplicar cebolla frotada en el rostro produce una piel suave y tersa, también elimina las manchas de la misma. 

Rinitis y resfriados crónicos. Unas gotas de zumo de cebolla en los orificios nasales suelen ser de gran ayuda.

Sabañones: Para eliminar el picor, muy habitual en la presencia de sabañones, así como por su riqueza en aliina, uno de los mejores antibioticos naturales, la utilización de la cebolla cruda puede resultar muy adecuada. ( Restregar una cebolla cruda sobre los sabañones)

Tos e insomnio. La cebolla blanca es de gran ayuda para curar la tos y evitar el insomnio.

Verrugas: Las verrugas pueden eliminarse si diariamente aplicamos dos o tres veces un emplasto con el jugo de una cebolla machacada en vinagre.

La cebolla mezclada con miel a partes iguales aclara la voz y soluciona el problema de la ronquera.
(Tomar 3 cucharadas diarias del jugo de la mezcla de cebolla con miel)

PROPIEDADES NUTRICIONALES  

Ácido ascórbico 28 mg; Ácido Pantoténico 0.20 mg; Agua 86 g; Azufre 70 mg; Calcio 32 mg; Calorías 25-40  kcal; Carotenoides 0.03 mg; Celulosa 0.8 g; Cloro 25 mg; Cobre 0.10 mg; Fósforo 44 mg; Glúcidos 10 g; Hierro 0.50 mg; Lípidos 0.2 g; Magnesio 16 mg; Manganeso 0.25 mg; Notinamida 0.50 mg; Potasio 180 mg; Pótidos 1.4 g; Riboflavina 0.07 mg; Sodio 7 mg; Tiamina 0.05 mg; Yodo 0.02 mg; Zinc 0.08 mg

COMPONENTES ACTIVO PRINCIPALES

  • Aminoácidos: Ácido glutamínico, argenina, lisina, glicina…etc.
  • Minerales: Principalmente: Potasio, fósforo, calcio, magnesio, sodio, azufre y, en cantidades menores: hierro, manganeso, zinc cobre y selenio.
  • Vitaminas: Vitamina C, Ácido fólico, Vitamina E
  • Aceite esencial con muchos componentes sulfurosos: disolfuro de atilpropilo, metilaliína, cicloaliína…etc
  • Ácido tiopropiónico:
  • Quercetina: tratamiento de la debilidad capilar.
  • Aliina, en menor cantidad que el ajo.

COMPRA Y CONSERVACIÓN

A la hora de la compra se deben elegir los ejemplares que tengan el bulbo firme, sin brotes y que conserven intacta la piel, que ha de ser crujiente.

Para conservarlas bien no es recomendable introducirlas en el frigorífico. Por el contrario, se deben guardar en un lugar seco y ventilado, donde no tengan la luz directa, y colocadas sin amontonar.

USO EN LA COCINA

La cebolla es imprescindible en la cocina pues es uno de los condimentos más empleados en la cultura gastronómica mediterránea. Gracias a su jugosidad, la cebolla permite cocinar con muy poco aceite y agua. Encurtida, frita, rebozada, hervida, al horno o cruda la cebolla es deliciosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: