Posteado por: lpcdedios707 | 24 de noviembre de 2020

BARRA DE GRANOLA RICA EN CALCIO

Esta receta de barra de granola saludable está cargada de ingredientes ricos en calcio y sin lácteos. La receta también ha sido diseñada para proporcionar nutrientes complementarios para que el calcio pueda aprovecharse al máximo. 

INGREDIENTES 

1 taza de almendras crudas

1 taza de nueces crudas

½ taza de semillas de calabaza crudas

¼ de taza de semillas de chía

1½ tazas de avena

¼ de taza de aceite de oliva extra virgen; puede utilizar aceite de coco si lo prefiere

6 higos grandes secos

6 dátiles

½ taza de arándanos secos (o pasas)

1 taza de mantequilla de cacahuetes o mantequilla de almendras

½ taza de miel

1 cucharadita de sal kosher

2 cucharadas de extracto de vainilla 

INSTRUCCIONES 

Precaliente el horno a 350 ° F. Extienda las almendras, las nueces y las semillas de calabaza en una bandeja para hornear y ase de 10 a 12 minutos. Las semillas de calabaza cambiarán de verde a dorado, y las almendras y nueces se oscurecerán sin quemarse. Deje que las nueces se enfríen durante unos minutos. Reserve un puñado de nueces enteras para adornar la parte superior de las barras. 

Baje el horno a 300 ° F. 

  1. En un procesador de alimentos, agregue 1 taza de avena, nueces y semillas tostadas y semillas de chía.
  2. Pulse para picar hasta que las nueces sean uniformemente pequeñas y no se vea la avena entera.
  3. Transfiera a un tazón grande.
  4. Luego, use un procesador de alimentos para picar higos secos, dátiles y arándanos.
  5. De manera similar, presione para picar hasta que los trozos de fruta sean uniformemente pequeños y no se vean arándanos enteros.
  6. Transfiera al tazón con la mezcla de avena, nueces y semillas.
  7. Agregue ½ taza de avena integral y 3 cucharadas de aceite de oliva, distribuyendo uniformemente.
  8. En una cacerola mediana, agregue la miel, la sal y la vainilla y deje hervir a fuego medio. Reduzca el fuego a fuego lento y deje que la miel burbujee durante 2 minutos, revolviendo ocasionalmente.
  9. Apague el fuego y agregue la mantequilla de cacahuates o la mantequilla de almendras. Siga revolviendo hasta que la mantequilla de nueces de su elección se derrita y luego rocíe sobre el tazón de granola.
  10. Dobla y revuelve hasta que esté completamente integrado.
  11. Transfiera la mezcla de granola a un molde de 9 x 13 ”forrado con papel pergamino.
  12. Extienda la mezcla y presiónela firmemente en una capa uniforme usando otra fuente con fondo de vidrio o una taza medidora de fondo plano para presionar.
  13. Hornee durante 30-35 minutos, o hasta que comience a dorarse alrededor del borde.
  14. Retire la sartén del horno y córtela en barras mientras la sartén aún esté caliente.
  15. Deje que las barras se enfríen completamente en la sartén, luego mueva el pergamino a una tabla de cortar y separe las barras con un cuchillo afilado.
  16. Las barras de granola se pueden servir inmediatamente o almacenar en un recipiente hermético hasta por una semana. 

ACERCA DE LOS INGREDIENTES 

Las semillas de chía pueden aportar una dosis significativa de calcio. Las semillas de chía también contienen boro, que es un mineral esencial para el crecimiento y mantenimiento de los huesos y la absorción de magnesio.

Las semillas de calabaza, aunque contienen algo de calcio, son una excelente fuente de vitamina K y posiblemente la mejor fuente de magnesio en la dieta.

Nueces y almendras, las nueces son otra buena fuente de calcio y magnesio, pero también contienen ácidos grasos omega-3 y vitamina E, dos poderosos nutrientes antiinflamatorios.

Los higos son ricos en antioxidantes y fibra, y contienen más calcio que otras frutas secas.

Además, los higos proporcionan potasio y vitamina K. El ochenta por ciento del potasio de su cuerpo se encuentra en el músculo esquelético, donde regula la hidratación celular y conduce la electricidad, permitiendo que los músculos se contraigan. 

REFERENCIAS 

  • NIH. “Calcio y vitamina D: importantes y para todas las edades”. Centro Nacional de Recursos de Osteoporosis y Enfermedades Óseas Relacionadas de los NIH. Consultado el 19 de octubre de 2020. https://www.bones.nih.gov/health-info/bone/bone-health/nutrition/calcium-and-vitamin-d-important-every-age#b
  • USDA. “CHIA”. Servicio de Investigación Agrícola del USDA. FoodData Central. Consultado el 19 de octubre de 2020. https://ndb.nal.usda.gov/fdc-app.html#/food-details/984343/nutrients
  • Cunnane, Stephen C. y col. “Linaza con alto contenido de ácido α-linolénico (Linum usitatissimum): algunas propiedades nutricionales en humanos”. British Journal of Nutrition 69.2 (1993): 443-453.
  • Iolascon, Giovanni, et al. “¿Son los suplementos dietéticos y los nutracéuticos efectivos para la salud musculoesquelética y la función cognitiva? Una revisión del alcance “. La revista de nutrición, salud y envejecimiento 21.5 (2017): 527-538.
  • Pizzorno, Lara. “El boro no tiene nada de aburrido”. Medicina integrativa: Diario de un clínico 14.4 (2015): 35.
  • USDA. “Semillas de calabaza, sin semillas”. Servicio de Investigación Agrícola del USDA. FoodData Central. Consultado el 19 de octubre de 2020. https://ndb.nal.usda.gov/fdc-app.html#/food-details/784459/nutrients
  • NIH. “Magnesio.” Oficina de Suplementos Dietéticos de los NIH: Hoja informativa para profesionales de la salud. Consultado el 19 de octubre de 2020. https://ods.od.nih.gov/factsheets/Magnesium-HealthProfessional/
  • Moshfegh, Alanna, et al. “Lo que comemos en Estados Unidos, NHANES 2005-2006: ingestas habituales de nutrientes de los alimentos y el agua en comparación con las ingestas dietéticas de referencia de 1997 para vitamina D, calcio, fósforo y magnesio”. Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, Servicio de Investigación Agrícola (2009).
  • De Baaij, Jeroen HF, Joost GJ Hoenderop y René JM Bindels. “Magnesio en el hombre: implicaciones para la salud y la enfermedad”. Revisiones fisiológicas (2015).
  • Rude, Robert K., Frederick R. Singer y Helen E. Gruber. “Efectos esqueléticos y hormonales de la deficiencia de magnesio”. Revista del Colegio Americano de Nutrición 28.2 (2009): 131-141.
  • Lee, Young-Ho, Sang-Cheol Bae y Gwan-Gyu Song. “Ácidos grasos poliinsaturados omega-3 y el tratamiento de la artritis reumatoide: un metanálisis”. Archivos de investigación médica 43.5 (2012): 356-362.
  • Karlson, Elizabeth W. y col. “La vitamina E en la prevención primaria de la artritis reumatoide: el estudio de salud de la mujer”. Investigación y cuidado de la artritis 59.11 (2008): 1589-1595.
  • USDA. “Higos, secos, crudos”. Servicio de Investigación Agrícola del USDA. FoodData Central. Consultado el 19 de octubre de 2020. https://ndb.nal.usda.gov/fdc-app.html#/food-details/786606/nutrients
  • Cheng, Chih-Jen, Elizabeth Kuo y Chou-Long Huang. “Homeostasis extracelular del potasio: conocimientos de la parálisis periódica hipopotasémica”. Seminarios de nefrología. Vol. 33. No. 3. WB Saunders, 2013.
  • Nuevo, Susan A., et al. “Influencias de la dieta en la masa ósea y el metabolismo óseo: ¿más evidencia de un vínculo positivo entre el consumo de frutas y verduras y la salud ósea?” La revista estadounidense de nutrición clínica 71.1 (2000): 142-151.
  • Fusaro, Maria, et al. “Vitamina K y hueso”. Casos clínicos en metabolismo mineral y óseo 14.2 (2017): 200.

*******

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: